sábado, 29 de agosto de 2009

Gangsters

Seguimos, después del pequeño paron para ilustrar las dichas y desdichas del pequeño Joanet, vuelven a mí mesa otros proyectos que han estado esperando con impaciencia. Se trata de nuevo de los gangsters estos con mala leche de los años 20. La técnica de este en particular, es una mezcla entre lapices de color, acrilicos y photoshop.

Me gustaría compartir una anécdota, con Santi Navarro, ya sabeis muchos de su reciente fallecimiento a manos de un duro cáncer. Poco antes de que perdiera la larga pelea, le costaba horrores cualquier tipo de esfuerzo, su cuerpo estaba muy débil y casi ni podía hablar. Nuestra ultima conversa cuando nos dejaron solos fué de los más surreal. Casi no podía entender lo que me decía, y no solo eso, sinó que no estaba creyendo lo que estaba diciendo:

Podrias hacer que pinoccio hace de actor de peliculas porno infantiles... en Holiwood, y que hay un productor que lo ayuda, y consigue que termine haciendo peliculas normales como niño... y se convierte en una gran estrella...

Creo que esas ultimas palabras que me dedicó, resumen mucho su forma de ser. Y su forma de tratarnos a muchos. Niños protagonistas de peliculas porno infantiles a los que un productor quiso convertir en grandes estrellas. Por supuesto esta mierda es metáfora. Admiro mucho esa capacidad de sentir los exitos ajenos como de uno mismo. A Santi le gustaba pensar, yo le he ayudado sin querer nada a cambio. Y su ayuda no era poca. Y creo que se cuentan por decenas las personas que se sienten agradecidas con él o las que ayudó sumamente.

El día de su muerte fuí incapaz de entrar a hablar con él, le quedaba un suspiro pero aun podía escucharnos. No le hubiera dicho nada que no supiera y preferí dejarlo con los suyos y esperar fuera al fatal desenlace.

Se te quería mucho y la figura inmensa de un productor con ganas de convertir a niños que se dedican al porno en grandes artistas será irremplazable. Esa forma de sentir la felicidad ajena como la tuya propia. Descansa en paz.

lunes, 24 de agosto de 2009

Pinoccio.


El dibujo es un lenguaje, que se usa para contar cosas. Si eso está claro, debería estar claro que si no tenemos nada que contar, no habrá dibujo perfecto que valga. Cuando empezamos a dibujar, simplemente disfrutamos haciendolo, y no tiene más, no pensmos en editoriales o criticas especializadas. Dibujamos y punto. Y eso es algo que bajo mi punto de vista no se ha de perder nunca. Está claro que si te profesionalizas y has de entregar un trabajo en una fecha, y te salen mil y un imprevistos, no te puedes concentrar y todas esas cosas que pasan, deja de apetecerte dibujar. Pero es cuando toca hacer memoria y recordar porqué empezaste.
Hace tiempo observé unos dibujos muy curiosos en un blog cojonudo que aperece en mis links. Me pareció un estilo fresquísimo, y no dejaba de alucinar con la soltura que había tenido el dibujante al diseñar esos personajes, esas formas. La poca presión y la libertad y creatividad con la que había trabajado eran abrumadoras. Bien, luego leyendo, ví que no era un dibujante, eran dos, uno de 3 años y otro de 6. Este fué el dibujo que ví.
Evidentemente un niño no tiene esa técnica pictórica, eso está claro, el color lo había dado Sam Nielson, el padre de los artistas, que imagino que entusiasmado con la creatividad de sus hijos no pudo evitar dedicarle unas horas a su obra. Estuve buscando si habían más ejemplos de lo mismo y encontré estos. Tren Mono
Bruja
En el de la bruja en concreto lo ví clarísimo, el personaje funcionaba muchísimo mejor en la versión del niño, que con un dibujo mucho más correcto como el del padre. Creo que no hay discusión posible, me parece mucho más terrorífico y místico.
Aparte de los ejemplo en este blog, hace poco he dado con un buen monton. AQUÍ
En este caso los dibujantes reversionan por completo la idea de los niños, no se trata solo de pintarlos. Vereis que en muchos de los casos, el dibujo del niño tiene una fuerza que luego se pierde en la versión del adulto.

Mí moraleja creo que es muy simple, dibujar es solo eso, contar cosas, sin llenarse la cabeza con mierda, que es algo a lo que los adultos estamos muy sometidos, pero cuando de dibujar se trata es muy importante vaciarse de todo eso y volver a tener la mente clara de un niño. Dibujo porqué me gusta, y dibujo esto porqué quiero, y si me vuelves a preguntar le dibujaré unos dientes muy grandes a mí personaje para que se te coma. Y si me dices que está mal, porqué el supinador no está bien colocado, te diré que un supinador no hace que un dibujo sea bueno o malo, sinó la propia alma del dibujo, que se esconde lejos de la técnica.

Moleskine. SURE.

Entre tanta cosa, este es uno de los proyectos que avanza poquito a poco, para quién no lo conozca, se trata de un cómic dibujado directamente en una moleskine a tamaño pequeño. Empezó siendo un regalo de cumplaños para Sara, y aunque lo sigue siendo se ha convertido en un dramon que casi tendrá que esperar otro año. ¿Conseguirá Sure encontrar a su querido Arxie? ¿Podran sus padres encontrarla a ella? ¿El gran capitan dejará volar a esa chica extraña tan amable a brazos de otro? ¿Porqué Arxie no tiene novia si es tan rico y famoso? ¿ Y quién es ese extraño reportero?
Todas estas preguntas iran siendo resuletas poco a poco, el gran circo ha llegado a Sweetville, y sus habitantes aun no saben cuantes sorpresas les depara.

PD: En cuanto a cómic se refiere, siguen pendientes Egara y el cómic de los gangsters. Espero poder tener tiempo dentro de poco para todo.

lunes, 17 de agosto de 2009

Love is in the air

¡Apunto de terminar el libro!

Solo quedan 3 y voy bien de tiempo, está siendo un Agosto muy duro.